Decluttering My Room: Books || Limpiando Mi Cuarto: Libros

Decluttering My Room: Books || Limpiando Mi Cuarto: Libros

(English)

Hello and happy Monday. It’s time for another installment of my “Decluttering My Room” series, and today’s post is old as fuck because I no longer live where I used to, I have different bookshelves now, and I’ve since gotten rid of many more books. I have an updated bookshelf tour, I think, so do not despair. Anyway, I use the konmari decluttering method, so I took down all my books, stacked them all in the middle of my room and went through each one.

I then made two piles: one of the books to keep and one of the books to get rid of. Now. “getting rid” really meant giving them to one of my parents who would appreciate them more, donating them to the school I currently work at or sell them at a used bookstore. I don’t think I decided to sell any of these books in the end.

Please let’s all stop and appreciate my dog’s butt because it’s precious and it needs to be seen. Okay, after that break, let me tell you how I decided which books would go. I decided to keep all of the books I haven’t read, simply because I really want to read them. The only book I didn’t read and got rid of was L’Ile Noire because it’s a comic book in French.

I took the books I’d already read and asked myself: will I ever read this again? Does it still hold the sentimental value it once held? If the answer to one or both of those questions was “no,” I’d then ask myself whether someone else would enjoy that book more, and the answer in all cases was yes.

I did a before/after shoot of my bookshelves but honestly, it’s really hard to see any difference, except for the first section of the third row, which is where I had my Alfaguara books, a publishing house of books in Spanish. If anything, this process helped me be less attached to the books I’ve already read. Now I really think it through before keeping a book I’ve read, and almost automatically, I donate as I read.

Do you accumulate books? What is your criteria for keeping them based on? Let me know in the comments.

Happy Monday!

Love, Miss Camila

***

(Español)

Hola y feliz lunes. Es hora de otro capítulo de mi serie “Limpiando Mi Cuarto,” y la publicación de hoy es muy vieja porque ahora vivo en otra parte, tengo bibliotecas diferentes, y he regalado muchos más libros. Tengo un tour actualizado de mi biblioteca, creo, entonces no se desesperen. En todo caso, uso el método de organización y limpieza Konmari, entonces tomé todos los libros y los puse en la mitad de mi cuarto y luego los miré uno por uno.

Luego hice dos montones: uno de los libros que me iba a quedar y otro de los que me iba a deshacer. Ahora, “deshacerme” realmente significaba dárselos a alguno de mis papás, que los iba a apreciar más, donarlos al colegio donde trabajo actualmente o venderlos en una librería de segunda. Creo que al final decidí no vender ningún libro.

Por favor todos paremos y apreciemos la cola de mi perro porque es preciosa y necesita ser vista. Bueno, después de ese descanso, déjenme contarles cómo decidí qué libros se irían. Decidí dejar todos los que no había leído, simplemente porque realmente quiero leerlos. El único libro que no leí y del que me deshice fue L’Ile Noire porque es un cómic en francés.

Tomé todos los libros que ya había leído y me pregunté: ¿algún día voy a releer esot? ¿Todavía tiene el valor sentimental que alguna vez tuvo? Si la respuesta fue “no” en alguno o en ambos casos, entonces me preguntaba si alguien disfrutaría más ese libro, y la respuesta siempre era sí.

Tomé fotos antes y después pero, honestamente, es muy difícil ver la diferencia, salvo en esa primera sección de la tercera fila, que es donde tenía mis libros de Alfaguara, una editorial en español. Si algo, este proceso me ayudó a estar menos apegada a los libros que ya leí. Ahora pienso mucho más antes de quedarme con un libro que leí, y casi que automáticamente, lo dono después de leerlo.

¿Acumulan libros? ¿Qué critero usan para quedarse con ellos? Cuéntenme en los comentarios.

¡Feliz lunes!

Con amor, Miss Camila