Reto lector de octubre: Cómo perderlo todo

Reto lector de octubre: Cómo perderlo todo

 

 

GOING ON (1).png

Hola y feliz sábado. Este ha sido un año interesante en términos de lo que he leído. Por una parte, siento que he leído varios autores que son nuevos para mí, y por otra parte, me he aproximado a otros géneros, de autores conocidos y desconocidos para mí. Cómo perderlo todo no es el primer libro de Ricardo Silva Romero que leo, pero sí es la primera novela para adultos y creo que será la última.

Esta biblia de más de seiscientas páginas la leí entre el 17 de agosto y el 8 de septiembre de 2019 y la puntuación que le di fue de dos estrellas. Toda esta reseña podría resumirse en que este libro no es para mí, sin embargo quiero hablar a fondo sobre esto y sobre las razones por las que creo que no le volvería a dar una oportunidad a este autor. En primer lugar, digo que este libro no es para mí por preferencias personales. Este libro, que no sé si podría llamarse novela, narra las diferentes historias de personas que están frustradas en sus relaciones amorosas. Ese es el resumen más breve que podrán encontrar, y que, si lo hubiera leído antes, tal vez no habría abierto este libro. Otra razón por la que me sentí casi que obligada a leerlo fue que mi mejor amiga me lo regaló de cumpleaños, y vi el regalo como una recomendación. Sin embargo, ella me dijo después que nunca había terminado de leerlo.

Otra razón por la que este libro no es para mí es que no me gusta leer sobre personas que “se están volviendo viejas.” Estoy segura de que ese tema tendrá muchos seguidores alrededor del mundo, pero a mí simplemente no me llama la atención. Ligado a esto estaba el asunto de que muchos comentarios y chistes iban dirigidos a, de alguna manera u otra, burlarse de los millennials. Puedo predecir un par de contra-argumentos, como que en la historia había personajes “de mi generación.” Sí, había un par, y me parecieron caricaturas totales Otro contra-argumento podría ser que, en efecto, al ser Silva Romero un autor “de otra generación,” el libro pretendía ser leído por personas mayores que yo. Estoy especulando, pero de ser ese el caso, creo que estaría atentando con el principio democrático de que los libros son de quien los lee y que deberían poder ser entendidos y apreciados por todos.

Si ustedes han leído otras de mis reseñas saben que a mí me gustan los libros con múltiples perspectivas. Este libro, sin embargo, estaba compuesto por las historias de muchísimos personajes, tantos que no podría nombrar ni la mitad ahora, así lo intentara. Por esta razón, aunque el libro fuera tan grande, solamente un par de todas las historias siguieron una trama coherente; las otras quedaron abiertas, sin una resolución clara. Personalmente, no entendí el sentido de introducir tantas historias si no se les iba a dar continuidad. Lo que me dio más rabia fue que de los dos personajes que más me interesaban sólo se escribieron dos capítulos. Creo que habría disfrutado mucho más (o me habría disgustado mucho menos) este libro si hubiera tenido trescientas páginas y quince personajes menos. También creo que, al ser tan extenso, se fueron varias fallas de edición que habrían podido ser corregidas si alguien hubiera estado más pendiente.

Otra razón por la que este libro no es para mí es que, a pesar de los muchos personajes y las muchas historias, todo se reducía a estereotipos. Los hombres eran todos pusilánimes que estaban pasando por una crisis porque se estaban volviendo viejos. La mayoría de estos hombres terminaba siéndole infiel a su esposa. Las mujeres no tenían ningún valor y ningún sentido en la historia más que cumplir el rol de pareja sentimental o dependientes de sus papás. Aparte de estos estereotipos, Silva Romero hizo lo que muchos creadores de historias han hecho: sí, incluyó a un personaje gay y a una lesbiana, pero ninguno de los dos tuvo un final feliz con su pareja, a uno porque mantenía sus relaciones a escondidas y terminaron intentando extorsionarlo, y a la otra porque mataron a su novia, que además estaba embarazada…como de novela de mediodía.

Honestamente, creo que, además de aburrimiento, el sentimiento que este libro me generó fue el de rabia. Si son jóvenes liberales, este libro no les va a gustar ni un poquito. Como dije, no entiendo por qué se escriben libros de ficción dirigidos a “cierto tipo de personas” cuando la literatura debería estar al alcance de todos sus lectores, especialmente en un país que no lee. Hay secciones completas que están escritas en inglés y que no tienen traducción o alguna explicación de qué fue lo que se dijo. No todos los lectores saben inglés ni tienen por qué saberlo cuando están leyendo a un autor colombiano en su lengua. Este punto me pareció elitista, como si el autor estuviera insinuando que hay que entender inglés para entender su libro.

¿Y a ustedes? ¿Qué les da rabia de algunos libros o autores? Cuéntenme en los comentarios.

¡Feliz lectura!

Con amor, Miss Camila

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s